El Hotel Claw de Berlín ofrece todo un servicio especial para atender las necesidades de la "cultura canina". Entre las comodidas de que dispone se encuentran reposeras para perros y un servicio de traslado para los huéspedes cuadrúpedos. Pero además, para el regocijo canino, también ofrecen shows de teatro, música clásica y exhibiciones de arte. En tanto, el bus del hotel ofrece cuarenta asientos y cada perro tiene su propia cabina privada con cómodas alfombras, aire acondicionado y suave música clásica.

"Los perros obtienen habitaciones espaciosas, con todas las comodidades y un teatro especial para ellos, al que los dueños también pueden asistir si lo desean. Además tienen permiso de hacer lo que gusten por el hotel y no es necesario que lleven correas. Si quieren ladrar, pueden hacerlo hasta decir basta, porque no tenemos vecinos que se puedan molestar", explicó Katja Stephan, vocera del Claw Hotel.

Periodismo.com